Normas de uso

Las aulas de estudio de la Universidad de A Coruña están destinadas a facilitar a los alumnos el estudio y la lectura en las mejores condiciones posibles. Disponen de 1546 plazas (678 en el Edificio Xoana Capdevielle, 444 en el CUR y 424 en el Edificio de Apoyo al Estudio) para que los estudiantes puedan realizar estas actividades. Con la finalidad de poder ofrecer el mejor servicio posible en un ambiente adecuado, todos tenemos que colaborar de la forma siguiente respetando unas mínimas normas:

  1. Las aulas de estudio son un servicio que la Universidad presta a sus estudiantes, por lo que para acceder a ellas es preciso estar en posesión del carné de estudiante de la Universidad de A Coruña. No obstante, si la capacidad lo permite, puede acceder libremente cualquier ciudadano.
  2. Todos los usuarios tienen la obligación de respetar tanto a los demás usuarios y al personal encargado del centro, como a los medios e instalaciones que la Universidad pone a su disposición, velando por su integridad física, manejándolos con corrección y solicitando la presencia del personal encargado cuando así lo necesitasen.
  3. Para facilitar el trabajo de estudio e lectura de todos los usuarios, es necesario guardar silencio en todos los espacios de las aulas, así como en el pasillo de acceso. Los teléfonos móviles deberán estar desconectados o mantenidos en silencio, no estando permitido atender llamadas en las aulas.
  4. En las aulas de estudio no está permitido comer; únicamente está permitido beber agua, con la finalidad de preservar sus materiales y equipamientos. Para comer o beber los usuarios pueden dirigirse a las máquinas expendedoras presentes en el edificio.
  5. La Universidad de A Coruña es un centro libre de tabaco, por lo que se recuerda la prohibición de fumar en las instalaciones.
  6. No está permitido reservar puestos a terceras personas ni ocupar un puesto ausentándose por más tiempo del de un breve descanso (30 minutos) o del necesario para hacer uso de otros servicios del centro.
  7. El personal encargado de las aulas no se responsabiliza de los objetos personales que pudiesen olvidarse en ellas.
  8. Unos quince minutos antes de la hora de cierre debe comenzarse a desalojar las salas.
  9. Las aulas disponen de un buzón para canalizar todas las opiniones, sugerencias o ideas que se estimen oportunas. Se anima a todos los usuarios a que las utilicen.
  10. El personal encargado de las instalaciones está autorizado para instar a identificarse a cualquier usuario y tiene capacidad para expulsar de las aulas a aquellas personas que contravengan estas normas.

Muchas gracias por vuestra inestimable colaboración