A profesora e enfermeira Denise Gastaldo incorpórase ao plantel de honra da Universidade da Coruña como Doutora Honoris Causa

Press release
9/19/19 3:21 PM
  • Institutional

Ferrol, 19 de setembro de 2019.- Un abarrotado Teatro Jofre, en Ferrol, acolleu esta mañá o solemne acto de investidura da profesora Denise Gastaldo como nova Doutora Honoris Causa da Universidade da Coruña. Nun acto presidido polo reitor, Julio Abalde, a nova claustral foi introducida pola súa madriña, a profesora da Facultade de Enfermaría e Podoloxía e directora do Departamento de Ciencias da Saúde, María Jesús Movilla Fernández.

Ao acto asistiron numerosas autoridades académicas, civís e militares, entre elas o alcalde de Ferrol, Ángel Mato, a vicerreitora do Campus de Ferrol e Responsabilidade Social, Araceli Torres e o reitor da Universidade de Vigo, Manuel Reigosa, así como outras autoridades das universidades da Coruña, Santiago de Compostela e Vigo. Tamén acudiron representantes das universidades de Illes Balears, Lleida, Vic, Barcelona, e de Canadá e Brasil, xunto cunha nutrida asistencia de profesorado togado e alumnado da universidade coruñesa.

O acto comezou coa exposición dos méritos de Denise Gastaldo a cargo da súa madriña, a profesora María Jesús Movilla, para continuar co discurso da nova Honoris Causa e co remate a cargo do reitor. A música de Guadi Galego puxo o broche final ao solemne acto.

 

Laudatio de Denise Gastaldo a cargo profesora María Jesús Movilla Fernández:

 

“O día de hoxe, 19 de setembro de 2019, é unha ocasión de celebración e xúbilo para a Universidade da Coruña, e especialmente para a súa Facultade de Enfermaría e Podoloxia e para o seu Departamento de Ciencias da Saude cun especial significado para a Área de Coñecemento de Enfermaría, pola concesión do grao de Doutora Honoris Causa a Dna. Denise Gastaldo.

Recoñecer que este momento ten unha significación singular para min, porque teño a honra e a responsabilidade de amadriñar esta cerimonia e pronunciar, por iso, a Laudatio Académica de Denise Gastaldo.

Muller admirable como profesora e académica, como científica e investigadora, muller que se rexe cuns fortes principios de equidade entre as persoas, os cales envolven e permean todas as súas investigacións en saúde. Muller científica, xenerosa e acolledora cos colegas, cos que empezan a andar e con aqueles e aquelas que queren medrar.

Pero tamén muller de investigación para a acción, o que non funciona e non resolve os problemas das persoas debemos traballar para mudalo, e citando as suas verbas “os que non queren ver a complexidade social e individual da saúde e da enfermidade é porque aínda non leron suficiente, por iso nós temos a obriga de traballar para difundir resultados de investigación rigorosos que avalen este cambio de paradigma”.

Permítanme que lles introduza algúns feitos da súa biografía que ao meu xeito axudan a entender a singular personalidade da nosa candidata ao grao de Doutora Honoris Causa.

Nada en Porto Alegre, Brasil, sendo a maior e única muller de tres irmáns. Medrou nunha familia cunha idea arraigada de compromiso coa comunidade desde onde hai que traballar pola equidade social. Tivo una boa infancia, medrou nun contexto no que sempre tivo uns fortes piares de apoio familiares que aínda hoxe están moi presentes na súa vida.

En 1985 graduouse en Enfermaría na Escola de Enfermagem da Universidade Federal de Rio Grande do Sul. Nese mesmo ano tamén obtivo o Diploma de Nursing Education na Facultade de Educaçao da Universidade Federal de Rio Grande do Sul.

No ano 1987, xa en España, acada o Diploma en Saúde Pública da Escola Nacional de Sanidade na Universidad Complutense de Madrid.

Dense 1988 a 1990 cursou un Mestrado en Educación, dentro do Programa de Pós-Graduação en Educação da Universidade Federal de Rio Grande do Sul.

Coincidindo con este período de especialización e formación posgrao, tamén desenvolveu actividade profesional no Brasil, e así traballou como axudante de investigación (1985-1987) na Facultade de Educação na Universidade Federal de Rio Grande do Sul, como instructora e coordinadora de instructores na Escola Técnica de Enfermaría do CEDEN (1986-1989), tamén foi lectora no Departamento de Enfermaría da Universidade Luterana do Brasil onde impartiu o curso “Nursing in School Settings” (1987-1988) e durante 1990 e 1991 foi enfermeira escolar no Centro de Asistencia ó Educando Antão de Faria.

Seguindo co seu afán de aprendizaxe, Denise Gastaldo deixa Brasil e viaxa para realizar desde 1991 a 1995 o seu doutoramento en Socioloxía no Institute of Education da University of London (UK).

Desde 1995 a 1997 realiza a súa estadía post-doutoral na Facultade de Ciencias Enfermeiras da Universidade de Montreal (Canadá).

Ata este punto podería ter sido unha traxectoria dentro do que cabería esperar, pero… Denise Gastaldo participou e participa dun feito vital para o cambio en España da investigación en coidados liderada polas enfermeiras.

Sendo xa no ano 1998 Denise Gastaldo investigadora na Facultade de Ciencias Enfermeiras da Universidade de Montreal, fórmase en España o denominado Grupo de Fomento e Apoio á Investigación Clínica e Formación en Enfermaría (actualmente INVESTEN- Instituto de Saúde Carlos III). Este grupo tiña como unha das súas principais misións a de xerar coñecemento pero atopouse cunha realidade onde a posibilidade das enfermeiras de investigar dunha maneira regrada está cegada academicamente e o número de quen, case por súa conta, o están a facer, é aínda moi limitado. Ante esta situación, Que facer? De novo ten que producirse unha saída das enfermeiras a formarse fóra de España.

A coordinadora do grupo, a Dra. Mayte Moreno, que previamente realizara un Mestrado en Enfermaría na Universidade de Montreal empezou a sondear posibilidades para que as enfermeiras españolas fosen aceptadas.

En INVESTEN decídese recurrir a Denise Gastaldo, neste momento unha nova pero máis que preparada profesora da Universidade de Montreal, brasileira de orixe pero con perfecto dominio do castelán. Ela ten traballado en Inglaterra e é autora de varias publicacións, e a pesar da súa xuventude é xa un referente na investigación en coidados de saúde. Buscábase nela unha especie de titora das primeiras alumnas españolas do mestrado.

Coa fin de que Denise Gastaldo poida desempeñar eficazmente esta tutela, INVESTEN proponlle unha estadía previa duns meses no noso país para que poida visitar institucións sanitarias e docentes do ámbito da enfermaría, e facerse unha idea do nivel da investigación enfermeira que temos, e por suposto ter un primeiro contacto coas futuras alumnas.

Comenza así unha xira por España que aínda se recorda como a da “maleta da Piquer de Denise” pola cantidade de cidades visitadas.

Esta experiencia foi descrita por Denise Gastaldo do seguinte xeito:

“Eu era unha investigadora postdoutoral, e aquela xira, avalada por Mme. Suzanne Kerouac, a decana da miña facultade, foi unha experiencia fantástica na miña carreira. Coñecín a moitísimos profesionais interesados en formarse como investigadores. Algúns nunca oíran falar de investigación cualitativa e outros, con formación en ciencias sociais ou educación, tiñan ideas moi interesantes para proxectos que deran voz a pacientes, familiares e profesionais. O certo é que naquela estadía os recursos económicos eran moi limitados. De feito, en Madrid cheguei a quedarme sen financiamento e tiven que aloxarme na casa dalgún amigo de Mayte, usando a tarxeta de crédito do meu pai ata que o Instituto de Saúde Carlos III e o Fondo de Investigacións Sanitarias se puxeron de acordo sobre o financiemento”.

Nesta viaxe Denise Gastaldo deuse conta de que a principal barreira para a formación en investigación das enfermeiras españolas era o feito de que unicamente contaban co título de diplomadas, que nas universidades norteamericanas non pusuía valor universitario.

Non obstante, co apoio de Mme. Kerouac tivo lugar unha reunión con varios directores de programas da Universidade de Montreal. Algúns deles sostiñan que de ningunha maneira podían aceptar ás enfermeiras españolas nos programas, pero Denise Gastaldo defendeu que a nosa diplomatura era equivalente aos bachelors, xa que as enfermeiras españolas ofrecían coidados en todos os niveis como as enfermeiras canadianas. A reunión foi tensa, pero a decana finalmente acordou facer un intento, o que permitiu aceptar as dúas primeiras bolseiras.

Coa súa personalidade arrolladora, a súa experiencia no ámbito internacional e a súa destreza para facilitar as cousas, Denise Gastaldo convertirase nunha figura clave para a posta en marcha do chamado Convenio de Montreal no ano 1998.

Cuns inicios como os que acabo de referirlles pódese intuír que a carreira de Denise Gastaldo nos seguintes 20 anos é difícil de condensar na miña intervención. Recoñezo a miña incapacidade para resumir con xustiza as súas numerosas actividades pasadas e presentes no eido académico e da investigación. Farei un intento e xa me desculpo porque non poderei abarcar toda a súa fructífera produción.

Desde o Convenio de Montreal, Denise Gastaldo desenvolveu unha frutífera actividade que ordenarei do seguinte xeito

 

1.- A Denise Gastaldo investigadora e académica

As súas investigacións céntranse no estudo da saúde como un fenómeno social. Investiga en como se produce a saúde a través dos procesos sociais, políticos e económicos, explorando a migración e o xénero como determinantes sociais da saúde, tanto no Canadá como a nivel internacional. Non podería numerar hoxe aquí todos os seus logros e resultados, exporeilles datos globais:

22 proxectos de investigación en calidade de Investigadora Principal ou de investigadora senior.

Máis de 60 artículos publicados en revistas de impacto de ámbito internacional e nacional.

Numerosas comunicaciones e ponencias presentadas en Congresos Internacionais.

32 participacións en libros e capítulos de libro.

Dirección de teses, traballos de mestrado, titorización estudantes predoutorais e postdoutorais doutros países.

Avaliadora externa de teses doutorais, de proxectos de investigación, etc..

Nos estudos universitarios de enfermaría da Universidade de Toronto, ela presenta a saúde global como un compoñente central do plan de estudos para graduados e ten logrado grandes avances na creación das competencias de investigación e educación en saúde internacional.

É fundadora da Colaboración Internacional de Doutoramento en Enfermaría que involucra ás Facultades de Enfermaría en Canadá, España, México, Australia e Finlandia.

En España, ten colaborado con diferentes universidades, por exemplo desde o ano 2005 é profesora do Programa de Doutoramento en Enfermaría e Saúde Internacional do Departamento de Enfermaría e Fisioterapia da Universitat de les Illes Balears.

A súa colaboración coa Universidade da Coruña remóntase a hai unha década, traballando con profesoras da Facultade de Enfermaría e Podoloxía vinculadas ao Laboratorio de Investigación Cualitativa en Ciencias da Saúde pertencente ao Grupo de Investigación GRINCAR. Recibiu os nosos estudandes predoutorais e posdoutorais de enfermaría e terapia ocupacional a quen lles xerou unha oportunidade única para profundizar na metodoloxía de investigación cualitativa nas súas respectivas disciplinas.

Paralelamente, ensina investigación cualitativa en Australia, Brasil, Nicaragua e México, entre outros países.

En Toronto, entre 2000 e 2009 é membro do QUIG (Qualitative Inquiry Group) da Universidade de Toronto. Durante este período lidera a creación dun currículo interdisciplinar compartido entre facultades da área da saúde e promove a creación do CQ (Centre for Critical Qualitative Health Research). De 2009 a 2014 é vicedirectora e de 2014 a 2018 é a súa directora consolidando un currículo de postgrao con 12 materias de investigación cualitativa para doutoramento e 3 para mestrado, compartidas entre as Facultades de Saúde Pública, Educación Física, Rehabilitación, Farmacia, Traballo Social e Enfermaría.

Como Directora do Centre for Critical Qualitative Health Research da Universidade de Toronto, ten recibido a académicos visitantes e traballado con numerosos estudantes de doutoramento que realizan investigación interdisciplinaria de saude cualitativa en numerosos países.

En 2011 recibe o premio en España “Career Award for Nursing Research Capacity Building in Spain” de mans de INVESTEN-ISCIII (Ministerio de Ciencia e Innovación) e coa colaboración das Facultades de Enfermaría de Illas Baleares e Lleida.

Ten Denise Gastaldo unha extraordinaria ubicuidade internacional, pero tamén ten un compromiso coas tarefas de cada momento que marca toda a súa traxectoria.

 

2.- A Denise Gastaldo Mentora.

Ao longo dos anos Denise Gastaldo ten mostrado unha forte actitude desinteresada ao compartir o seu tempo e o seu vasto coñecemento en saúde global e enfermaría internacional. A pesar da súa apretada axenda, ela sempre ten a porta aberta e unha resposta cálida e accesible.

Está moi comprometida co éxito do estudante. Con frecuencia brinda asesoramento profesional tanto a estudantes de posgrao como de pregrao, e os axuda en presentacións e publicacións.

A excelencia de Denise Gastaldo como mentora radica no seu entusiasmo, na compaixón e no interese por todo o que fai; ofrece unha visión sempre adaptada a cada aprendiz cun forte compromiso de tempo.

En España o seu esforzo de mentora permitiu a creación do primeiro Programa de Doutoramento en Enfermaría.

En resumo, o seu papel como mentora permitiu construír capacidade para investigar en países onde as enfermeiras, e outros profesionais da saúde, necesitaban axuda para desenvolver sólidas carreiras como investigadoras.

Hoxe aquí, dun xeito ou doutro, estamos varias xeracións que debemos a nosa posición ao traballo feito, entre outras enfermeiras, por Denise Gastaldo. Ela foi a guía en moitas accións pero non podo olvidar o traballo de todas as enfermeiras españolas que moveron as engranaxes para chegar ata onde estamos. Engranaxes que non deben parar e que debemos seguir movendo ata que o seu movemento sexa recoñecido como natural.

Como síntese final, quero indicar que me satisface moito ter a oportunidade de expor esta Laudatio, porque ademais de visibilizar os méritos de Denise Gastaldo, atrévome a dicir que nestes máis de 20 anos recóllese un contexto enfermeiro de cambio, que nos fai chegar a unha maioría de idade moi desexada pero que ao mesmo tempo nos enche de responsabilidades, coas que soñabamos, pero que nos obrigan a asegurar cada paso que damos, tendo sempre un comportamento esixente, plantexando sen tibiezas os problemas como Denise Gastaldo nos ensinou a moitas de nós.

Nos anos que levo a estudar e aprender de Denise Gastaldo sempre vin nela unha actitude de loita, reivindicación, esperanza, constancia, tenacidade, de superación das dificultades, e de transformar a realidade aplicando a suficiente dose de habilidade e coraxe.

E conclúo:

Pola súa labor de formación de enfermeiras-investigadoras en España nos últimos 21 anos e en recoñecemento á súa aportación científica para desenvolver estudos e novas metodoloxías para crear coñecemento transformativo que permita promocionar a saúde de todos e ensinar as consecuencias para a saúde das inequidades sociais, rógovos, Magnífico Reitor, lle sexa outorgado o grao de Doutora Honoris Causa en Enfermaría á Excma. Sra. Dna. Denise Gastaldo”.

 

Lección doutoral da nova Honoris Causa pola UDC, Denise Gastaldo:

Dedico esta presentación a la memoria de Andrée Maniette, Michel Perreault y Mme. Kerouac, de la Université de Montréal, Pilar Ferrer de la Universitat de les Illes Balears y Francisco Mercado de la Universidad de Guadalajara – personas que me acompañaron o promocionaron mis colaboraciones académicas en España.

En 1986, mi madre leyó una pequeña noticia en un periódico de Porto Alegre. En España se estaban ofreciendo becas para latinoamericanos para celebrar los 500 años del descubrimiento de América. Claro que desde la perspectiva de los americanos nativos eran 500 años de la invasión, pero en ese momento yo tenía una actitud bastante colonizada por la fuerte influencia cultural de Estados Unidos y Europa en América Latina, donde la mayoría de nosotros reverenciábamos todo lo que venía del llamado “primer mundo” como superior. A lo largo de más de cinco siglos fuimos definidos por todas nuestras supuestas deficiencias y ausencias; no por la calamidad que el colonialismo y el imperialismo capitalista creó en esa parte del mundo. En esa compleja relación colonizador-colonizado, mi vida personal y académica fue pautada por una experiencia de hibridismo, ambivalencia y mestizaje.

Fui la primera persona de mi familia en regresar a Europa, de donde mis genes y mi cultura familiar proceden, pero donde yo, mis hermanos, mis padres y abuelos jamás habíamos estado. Mi padre me dijo eso antes que yo tomase el avión para Madrid a principios de enero de 1987. Con un abrigo prestado de mi compañera, Gessy Genz, una excelente enfermera y visionaria de la enseñanza de enfermería, llegué delante de un convento a las 7h de la mañana, donde las monjas de clausura me dijeron: “¿Vienes de Brasil? ¿Y nos dices que Nieves llamó para decirnos que llegarías hoy?” Me dejaron en el portón y desaparecieron. Volvieron un rato después. No sabían nada de mi llegada. La hermana vasca, Nieves, solía enviar gente así, de sorpresa. En pocos minutos, me ubicaron en la habitación reservada para los curas, fuera de la casa, al lado de la capilla y me ofrecieron desayuno.

 

De ATS a Enfermera-cientista[1]

Días después, ya con una habitación en un piso cerca del Parque del Retiro, en casa de Pepita, empecé la especialización en la Escuela Nacional de Sanidad, donde surgieron dos problemas. Primero, el curso era malísimo; segundo, pasados casi 3 meses, alguien supuso que yo era ATS (ayudante técnico sanitario). Me llamaron al gabinete del jefe de estudios y él me preguntó: “¿Eres ATS?” y yo contesté, “no sé qué es eso; soy enfermera con grado y licenciatura; tengo 5 años de estudios universitarios”. Silencio – dado que tal titulación no existía en España entonces. Definir a la profesional que es la columna vertebral del sistema sanitario, la única que está 24 horas en contacto con los pacientes, por un acrónimo de 3 letras – ATS – me hizo intuir que algo no estaba bien en la posición de la mujer o en el sistema sanitario en la España post-franquista, como aprendería años más tarde trabajando con Gloria Gallego y Marga Miró, mis ex-estudiantes de doctorado de la Universitat de les Iles Balears (UIB)[2] [3].

Los compañeros de clase se enteraron de lo ocurrido y me hicieron preguntas para intentar ayudarme y decidir cuál era la denominación de mi profesión: ¿Pones inyecciones? Y yo: “puedo hacerlo, claro, pero actualmente hago investigación”. Otro silencio. Entre un compañero catalán graciosísimo y una compañera de Salamanca, preocupada porque no me diesen el certificado, decidieron: “no eres ATS; no sabemos lo que eres, pero eres una mezcla de farmacéutico, matrona, ATS y médico; algo que aquí no hay”.

El apoyo de mis compañeros fue fundamental para mí, además me encantaban sus invitaciones constantes, porque la beca era tan mínima que yo no me podía permitir comprar meriendas entre clases, pues quería viajar por Europa una vez terminado el curso. Las compañeras y compañeros se pasaron meses invitándome a refrescos, tés, mostos y bocadillos. En particular, quiero mencionar, que la médica de familia Pepa González y su novio Víctor fueron como mi segunda beca, incluyendo financiación de viajes de fin de semana, eventos culturales y licor de madroño en frías noches de movida madrileña.  Aprendí muy poco de salud pública, pero mucho de la vida gracias a esa estancia académico-cultural en Madrid.

Lo que no os dije es que en la convocatoria decía explícitamente: curso de especialización para médicos, farmacéuticos y veterinarios, en ese orden. Pero yo pensé: “Si ellos pueden, ¿por qué yo no? Seguro que se olvidaron de poner ‘enfermera’ en esta lista” (¡qué ingenuidad la mía a los 23 años recién cumplidos!). Para los estudiantes aquí presentes, quiero decir que lograr esa titulación fue consecuencia de haber trabajado más y mejor que casi todos ellos, de sentirme miembro de un grupo que no entendía lo que yo era, pero me daba apoyo porque creía en mi calidad como ser humano y como profesional, además yo no temía lo inusitado, lo que nunca se había hecho antes; de no haber sido así, no tendría el título.

Casi un año más tarde, llegó a la casa de mis padres en Porto Alegre mi certificado de la Escuela Nacional de Sanidad, de la Universidad Complutense de Madrid, que decía: de profesión “Diplomada en Enfermería”. De licenciada nada.

¿Por qué os cuento esta historia? Porque esta historia representa los inicios, pero todavía enmarca las características centrales de mi trabajo de colaboración de los últimos 21 años con investigadoras y académicas[4] de enfermería y del área de la salud en España – determinación, creatividad y capacidad de compartir recursos institucionales y personales (en un contexto de poco dinero, pero muchos recursos). Ya os habréis preguntado: ¿cuántas horas sin cobrar hemos trabajado entre todas en los últimos 20 años para el desarrollo de la investigación en enfermería en este país? ¿Sabéis en cuantas casas he dormido en los últimos 21 años? Ni yo, ya me resulta imposible recordar a tanta gente generosa que ofreció sus recursos personales para que yo viniera a enseñar o a investigar con vosotras. No obstante, muchos fragmentos de detalles cálidos quedan vivos en mi mente. Por ejemplo, me acuerdo de una profesora que al recibirme en su casa estaba muy preocupada por saber qué come en el desayuno una brasileña-canadiense. Recibió información de otra profesora que me gustaba la mermelada de naranja; y allí estaba. Así de detallistas han sido mis compañeras de trabajo en España.

Son muchos años, innumerables clases, incontables horas de dirección de tesis, trabajo con grupos de enfermeras investigadoras y enfermeras hospitalarias o de salud comunitaria, colaboraciones en distintas universidades, además de las múltiples visitas cortas y largas de estudiantes e investigadoras a la Universidad de Toronto. Por eso, como buena canadiense, me disculpo desde ya, pero será imposible hacer una síntesis de lo que hemos hecho juntas y nombrar a todas las personas con quien he trabajado intensamente en estas dos décadas. Para mí, este doctorado representa una celebración de una causa, la gran inversión colectiva para el desarrollo de la investigación en enfermería en España, de la cual yo tengo el honor de haber formado parte hasta hoy.

Todo empezó en 1998, cuando yo pasé cuatro meses trabajando con Mayte Moreno y las primeras compañeras en Investen[5], todavía en sus inicios. Esa estancia me brindó la oportunidad de estar hoy aquí y añadió muchas amistades a mi vida. Por ejemplo, además de Mayte, María Teresa Salas, una psicóloga con quien he tenido el placer de vivir muchas veces en Madrid desde entonces. Una vez terminada mi estancia en Investen, cuando Mayte me llamaba “Denise, la Piquer” (en referencia a la cantante Concha Piquer), porque me envió a varias comunidades autónomas para dar clases de cualitativa –con la diferencia de que yo viajaba con una maletita, no un baúl– yo seguí colaborando con Investen y la investigación clínica, pero empecé a trabajar más a menudo con las recién creadas licenciaturas de enfermería y programas de posgrado. Esas colaboraciones fueron fructíferas, pero con muchísimos retos que fueron enfrentados con determinación, creatividad y capacidad de compartir recursos.

En esos primeros años, mis choques culturales fueron muchos, por mi educación híbrida de Brasil, Inglaterra y Canadá y por la falta de tradición académica de la enfermería española en aquel entonces. Aproveché esas diferencias para publicar con colegas algunas reflexiones para promocionar la formación de enfermeras investigadoras en España ya en 2001. Como Andreu Bover, Joan de Pedro y yo[6] dijimos en Enfermería Clínica, “La conceptualización del conocimiento como intrínsecamente articulado con el poder nos permite contextualizar la gestión de la investigación desde una perspectiva más amplia. Antes de discutir qué estrategias de promoción y gestión de la investigación pueden ser utilizadas en enfermería, cabe cuestionar qué significa para enfermería producir conocimiento, qué visiones del mundo promoverá este nuevo conocimiento y quiénes se beneficiarán de este saber. Idealmente, diríamos que la producción de conocimiento enfermero, la difusión del mismo, su valoración crítica y la puesta a disposición de los resultados, al igual que en el resto de las disciplinas, tan sólo se justifica si ofrece a la sociedad una actuación basada en la evidencia, dando como resultado la resolución de problemas sociales desde una aportación propia, sugerente, innovadora, acorde al contexto en el que vivimos y que sirva al desarrollo de las capacidades de distintos grupos que conforman el tejido social. Desde nuestra perspectiva, eso es hablar de una producción del conocimiento comprometida con la justicia social y con los grupos habitualmente excluidos por los modelos tradicionales de producción de conocimiento.” (p. 221)

Si apretamos el botón de avance rápido, 20 años más tarde, las enfermeras cientistas tienen el privilegio de estar tan agobiadas, estresadas y con sufrimiento moral como los demás cientistas de las ciencias de la salud aplicadas, que quieren hacer investigación con impacto social, aquí, en Canadá o en Brasil. En los últimos cinco años he visto una enfermería académica en España desquiciada o como dijimos Andreu Bover, Marga Miró, Concha Zaforteza y yo: “nos vamos a morir de éxito en la investigación cualitativa” en España (p. 511)[7]. “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, la película de Almodóvar, solo es graciosa porque es película. He discutido los efectos de las medidas de productividad científica también en 2010 en una editorial escrita con María Lucía Bosi[8], renombrada profesora de investigación cualitativa de la Universidade Federal do Ceará, también en Enfermería Clínica. Infelizmente la situación no ha mejorado desde entonces.

“(…) nos interesa señalar que las políticas de productividad son fruto de un contexto político y cultural particular, que están basadas en jerarquías y sistemas de evaluación muy limitados, que tienen efectos substanciales para el futuro de la producción del saber y, en el caso de la producción en el campo de la salud, también para la salud y el bienestar de la población” (Gastaldo & Bosi, p.145). “La búsqueda de control y eficiencia a partir de unas normas predeterminadas (p.ej.: número de artículos publicados por año o el factor de impacto de las revistas donde se publica) son características del modus operandi de lo que se ha llamado la gobernabilidad científica (2) en el final del siglo XX. Tal racionalidad de gestión propone como deben ser las instituciones eficientes, disminuyendo el potencial para la creatividad en la ciencia y recompensando la productividad a partir de dicho modelo (3). En ese sistema, no son los investigadores que más y mejor trabajan los que son más valorados, sino los que generan “pruebas” de su trabajo según el patrón establecido (2).” (Gastaldo & Bosi, p.146)

Y así hemos llegado a 2019, donde la neo-liberalización de la ciencia hizo que las universidades y órganos públicos, como la ANECA – Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación de España-, usen lógicas corporativas de indicadores que afectan no solo al tipo de trabajo que producimos, sino también a la salud y bienestar de cientistas y estudiantes de posgrado[9]. Para ilustrar hasta qué punto hemos llegado, menciono mi actual experiencia de codirección de tesis doctoral con María Jesús Movilla y Carmen Coronado trabajando con la doctoranda Carla Freijomil sobre cómo mejorar la atención primaria y especializada para mujeres con lesiones intraepiteliales cervicales (en la prevención del cáncer de cérvix). Todos los datos generados son de interés para médicos, matronas y enfermeras del sistema de salud gallego y otras comunidades autónomas, además de lectores internacionales. Sin embargo, para cumplir las normas del programa de doctorado de esta universidad y futura evaluación por la ANECA, todo debe estar publicado en revistas con Journal Citation Reports (JCR) de cuartiles elevados y, por lo tanto, en inglés.

Es decir, decimos a pacientes que nos cuenten sus experiencias, que queremos mejorar los servicios de salud en Galicia y España y lo escribimos en inglés en revistas que no están disponibles para la mayoría de los profesionales o pagamos para que salga en acceso abierto. Después, la compañía Thomson Reuters, que calcula el factor de impacto de revistas en su lista ISI Web of Knowledge y genera el informe JCR, venderá a nuestras bibliotecas esas revistas científicas por valores elevados, a las cuales una gran parte de cientistas y profesionales de Asia, África y Latinoamérica no tendrán acceso, sin mencionar todos aquellos que no leen inglés de manera fluida. En ese proceso, académicos de universidades públicas trabajan normalmente de forma gratuita como editores y revisores para esas revistas que, en su mayoría, pertenecen a empresas multinacionales. Es decir, actualmente la ciencia y la evaluación de los cientistas en el área de la salud, como en otras áreas, está enmarcada por una lógica capitalista de transferencia de fondos públicos para empresas privadas y que impacta negativamente en la atención a la salud de la población.

Como dijimos Malu y yo (Gastaldo & Bosi, p. 146): “Con la globalización de los criterios, en el área de la salud se intenta evaluar a investigadores/as de distintos campos, que utilizan distintas metodologías, hablan distintas lenguas y son de varias nacionalidades, por su habilidad, por ejemplo, para publicar en revistas anglosajonas con alto factor de impacto. Científicos/as de enfermería que comúnmente realizan investigación clínica y aplicada, como los otros en el área de la salud, no podrán jamás competir de forma equitativa con científicos/as que trabajan en el campo de la investigación básica. Este sistema de evaluación reproduce formas de inequidad ya identificadas anteriormente en la economía política del campo científico (5). Aquellos que no dominan el inglés (en general solo las élites de los países tienen acceso a la educación lingüística de tal nivel), los investigadores cualitativos que trabajan en contextos socioculturales complejos e “intraducibles”, o los científicos de los países de baja y media renta per cápita con poco apoyo para la investigación, ven disminuido su reconocimiento científico y, por consiguiente, son etiquetados con el rótulo de investigadores de bajo impacto o improductivos (6).” (…) “La perversión de dicho modelo, es que cuanto mayor sea la aplicación práctica de un estudio situado en un contexto específico, como puede ser una investigación acción para la mejora de la práctica clínica en una unidad hospitalaria, por lo tanto, de gran impacto social para la población y para los profesionales sanitarios, menos probable será que tal estudio sea de interés para revistas internacionales (es decir, anglosajonas) y, por lo tanto, sea considerado como “de impacto” científico. Cabe cuestionar, de que ciencia estamos hablando cuando el conocimiento en salud no está concebido para generar cambio y no se considera su aplicación prioritaria.”

Para ilustrar el efecto de estudios contextualizados y comprometidos con problemas cotidianos, menciono el ejemplo de mis ex-estudiantes Pilar Delgado y Concha Zaforteza que han conducido estudios de investigación acción-participativa (IAP), respectivamente en Barcelona y Palma de Mallorca, para mejorar las intervenciones enfermeras hacia el paciente y la familia. Con la participación de muchas profesionales, ellas han logrado crear una atención de mayor calidad para pacientes y familiares y una mejora de la colaboración interprofesional en unidades de cuidados intensivos. Posteriormente, han participado en el trasladado de dichas prácticas a otros hospitales españoles. Además, sus estudiantes de doctorados, mis “nietas y nietos intelectuales”, han llevado esa metodología a otros ámbitos de la atención primaria y especializada, como neurología, salud mental, psiquiatría y oncología. A pesar de tal impacto en la mejora de la calidad de los servicios de salud, las carreras de esas cientistas son evaluadas con medidas idénticas a las de otros cientistas que no tienen que invertir un sin número de horas en contextos clínicos complejos para que la investigación produzca, además de nuevo conocimiento, una mejora en la calidad de los servicios sanitarios.

Ambas investigadoras estudiaron cómo se produce conocimiento enfermero a partir de procesos participativos y reflexivos demostrando que incluso ambientes muy conservadores pueden ser parcialmente transformados y que la reflexión individual y colectiva permiten a las enfermeras pasar de una situación de “voz silenciada” a “voz empoderada” que favorece no solo a los pacientes y familiares, sino que también a ellas mismas como profesionales. Dicho de otro modo, pasan de un saber individual y casi exclusivamente técnico, a un saber colectivo y emancipatorio que mejora la calidad de los cuidados[10] [11].

Lo sorprendente de eses estudios para mí es que yo jamás trabajé un día de mi vida en un hospital. Yo fui enfermera de salud comunitaria y educadora, antes de dedicarme a la carrera académica, pero entiendo lo suficiente de teoría y metodología para hacer colaboraciones (partnerships) de éxito con estudiantes que conocen el contexto hospitalario en profundidad y son dedicadas y creativas. Otro aspecto curioso es cómo aprendí yo a hacer investigación acción participativa. Quien me enseñó fue un profesor salvadoreño, Juan Antonio Tijiboy, que había estudiado en El Salvador, Estados Unidos y Alemania, e hizo de Brasil su país de adopción, donde fue mi director de máster en la Facultad de Educación de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Ambas curiosidades reflejan la fuerte influencia de la interdisciplinariedad y del hibridismo norte-sur en mi formación, además de mi creencia en lo que Paulo Freire denominó “viabilidad no testada” y “esperanza crítica”[12].

Valores para orientar la producción de conocimiento

Lo que distingue mi producción académica de la mayoría de los cientistas del área de la salud es que organizo mis proyectos y publicaciones por principios axiológicos, es decir valores, como equidad, solidaridad e inclusión social para promocionar la salud.  El principio articulador de mi trabajo es la problematización y politización de lo cotidiano en búsqueda de equidad. Está claro que tal formato poco convencional siempre fue cuestionado institucionalmente porque conlleva un compromiso con la comunidad que me sugiere temáticas de estudios y requiere que yo publique informes de investigación en páginas web o en revistas científicas de acceso abierto sin factor de impacto (según compañías privadas), utilizar poemas y exposiciones de arte para hacer llegar la información a grupos comunitarios, entre otras estrategias nada apreciadas por la universidad corporativa, mismo cuando esta es pública.

Yo postulo que toda actividad científica necesita una orientación axiológica explícita. Si el prestigio científico es utilizado hacia la transformación social, debemos explicitar nuestra orientación para que los demás puedan decidir si quieren colaborar o si antagonizan con los valores e ideas que orientan nuestros proyectos. Yo planteo que la producción de saber debe ser mediada por una postura crítica individual y colectiva que busca comprender los efectos locales y globales de nuestra perspectiva axiológica. En mi caso, yo creo que justicia social genera equidad en salud para todos y todas y que la salud es un derecho humano, sin importar donde haya nacido uno. Para mí, la razón económica debe estar sometida a la justicia social.

Esa idea académica aparatosa tiene su equivalente en la sabiduría popular; como decía mi abuelo Amalio: “El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones”. Es decir, una cientista bien intencionada sin habilidad reflexiva crítico-social es peligrosa. Basta acordarse de que el racismo, la homofobia y el sexismo tuvieron apoyo científico durante mucho tiempo. La biomedicina producida por múltiples profesionales sanitarios y cientistas en laboratorio está permeada de valores velados. Por ejemplo, todavía hoy la gente cree que los espermatozoides son agiles, decididos y fuertes, unos luchadores, pero los óvulos son lentos y pasivos[13]. La ciencia está hecha por personas que están “a remojo” en su cultura.  Da igual el tipo de metodología y la temática que uno utilice. Hacer ciencia es un acto creador e interpretativo, igualmente social y político, por lo tanto, una forma de ejercicio de poder.

La pregunta para las cientistas españolas es ¿cómo no reproducir la economía política de la ciencia? ¿Cómo establecerse en la universidad y tener impacto social? Jiddu Krishnamurti dijo “No es una medida de salud el estar bien ajustado a una sociedad profundamente enferma”. Hago una analogía para decir a las enfermeras que estar ajustadas a un sistema de medición universal injusto es enfermizo. Para el futuro de la ciencia de enfermería en España yo espero que haya estudios lentos y profundos, con mejor calidad para tener impacto social, con participación de todos los involucrados en los fenómenos estudiados para generar conocimientos relevantes y prudentes para el contexto del estudio y a la vez transferible a otros contextos, creando nuevas maneras de conceptualizar los fenómenos para adquirir una base sólida para el cambio.

En el actual escenario político y económico global tan preocupante, donde misoginia y xenofobia han vuelto a ser políticas (formales o informales) de estado, las investigadoras de enfermería españolas deben reflexionar críticamente sobre su ubicación en el mundo e identificar colaboradores locales e internacionales que compartan valores hacia equidad en la ciencia y en la salud. Mi labor profesional y mis dos décadas de colaboración con vosotras me sugieren algunas pistas. En mi carrera elegí las temáticas, las metodologías y las teorías que me permitiesen entender los márgenes de la sociedad y de la ciencia, contestando el status quo de la ciencia, lo que conllevó mucho trabajo y, en general, poco reconocimiento formal, siendo el día de hoy una gran excepción.  Sugiero ver el margen como potencia y el mestizaje como afirmación de posibilidades. Fue el hibridismo de Freire y Fals Borda de América Latina[14] con autores anglosajones que hizo potentes los estudios de IAP que dirigí. Como propone Boaventura de Souza Santos, Doctor Honoris Causa de esta universidad, es hora de descolonizar nuestras metodologías y buscar justicia cognitiva global a través de conocimientos prudentes para una vida decente para todos.

En el siglo XXI, finalmente empezamos a entender lo que los indígenas de las Américas siempre supieron, que no hay vida sin la naturaleza, que los ríos y los bosques deberían ser tratados como nuestros seres queridos y que la degradación ambiental enferma y mata a múltiples especies. Ailton Krenak, líder indígena brasileño, provocativamente nos dice que él tiene “ideas para postergar el fin del mundo”[15], pero por 500 años nos hemos creído demasiados listos y científicos para dialogar como iguales con grupos que tienen gran sabiduría. Las cientistas saben informaciones, pero eso no quiere decir necesariamente que tienen sabiduría.

España es norte, pero geográficamente es el sur del norte; un norte que sufre de complejo de inferioridad, que se subordina al imperialismo académico anglo-americano. Es verdad que los efectos desastrosos de la dictadura fascista y patriarcal en España han hecho que las enfermeras españolas llegasen tarde al mundo de la ciencia[16]. Pero, a la vez, la enfermería española ha crecido en menos de 20 años (desde el acuerdo de Bologna) lo que otros países han tardado más de medio siglo en lograr. El “milagro español” incluye la formación en nivel de licenciatura de miles de profesoras en una década, doctorados en enfermería y multidisciplinares e investigaciones realizadas por todo el país, incluyendo estudios multicéntricos entre diversas comunidades autónomas –pruebas de la capacidad de movilización de las enfermeras y otros académicos españoles que son vuestros aliados-. Esa capacidad tiene que volver a ser activada. Es hora de que las “recién llegadas” enseñen a la centenaria universidad española los efectos excluyentes del status quo – ya conocemos los efectos de nortear al sur-; ahora es hora de “surear” al norte[17].

 

Agradecimientos

Yo soy la séptima enfermera nombrada doctora honoris causa por una universidad española, siendo únicamente una profesora entre ellas española: Rosamaría Alberdi, aquí presente. Espero que ese resultado sea más equitativo en el futuro. Soy la vigésima quinta persona en recibir un doctorado honoris causa de la Universidade da Coruña, siendo cuatro de ellas mujeres. Espero que este honor señale una nueva dirección hacia la paridad en un futuro no muy distante.

No tengo palabras para expresar mi profunda gratitud a todas y todos que han hecho esta ceremonia una realidad, en particular, a mi madrina, Chus. 

Agradezco a la Universidade da Coruña por la que es la mayor distinción académica de mi carrera. 

Agradezco a mis maestros de investigación, en particular, Denise Leite, Juan Tijiboy, Bob Cowen, Eva Gamarnikow y Michel Perreault por su dedicación y generosidad.

Agradezco también que tantas de vosotras hayáis venido a este evento. Vuestra presencia aquí, como ya ocurrió en 2011 en Madrid, me llena de alegría.

Finalmente, quiero decir que todo ese trabajo fue posible porque mis padres me crearon para el mundo, sin miedo. He crecido como una niña feliz, sin la noción de que había gente en el mundo que pensaba que las mujeres no deben o no son capaces de hacer cualquier tipo de trabajo, como ser profesora universitaria o cientista”.

 

Discurso de benvida á doutora Honoris Causa Denise Gastaldo do reitor da UDC, Julio Abalde

 

“Hoxe as galas simbólicas da Universidade da Coruña trasladáronse a este fermoso escenario do Teatro Jofre para acoller no seu claustro de honra á profesora Denise Gastaldo.

Cando unha universidade acorda conceder un doutoramento honoris causa está a facer un recoñecemento a unha traxectoria vital e/ou profesional de singular transcendencia en calquera ámbito da vida académica, científica, social, cultural ou económica.

Mais, ao mesmo tempo, a propia universidade está a debuxar un novo trazo no seu perfil como institución pública dedicada ao cultivo e transmisión do saber.

Co nomeamento, incorpora un novo referente de prestixio e excelencia. Un referente para a comunidade universitaria e, por extensión e pola propia función da universidade, para a sociedade da que formamos parte e para cuxo progreso traballamos arreo.

Xa que logo, o nomeamento de Denise Gastaldo é non só un moi xusto recoñecemento á súa exemplar traxectoria, senón tamén un motivo de orgullo para todas e todos nós: o profesorado, o persoal e os estudantes que se forman aquí, no campus de Ferrol e mais no campus da Coruña.

A precisa laudatio da profesora María Jesús Movilla deixa ben explicados e xustificados os motivos académicos e científicos que levaron á Universidade da Coruña a facer súa a proposta da Facultade de Enfermería e Podoloxía e do Departamento de Ciencias da Saúde para concederlle o doutoramento honoris causa a Denise Gastaldo.

O seu currículo acredita unha longa dedicación á formación académica do persoal de enfermaría, por unha banda, e, en paralelo, unha intensa dedicación a facer e promover investigación cualitativa en saúde. Investigación sempre orientada a que o coñecemento reverta nunha mellora asistencial verdadeira (no plano individual ou no colectivo) e sexa realmente transformador.

Coido especialmente enriquecedor, relevante e exemplarizante para o presente e o futuro das enfermeiras e dos enfermeiros en formación a impregnación de valores éticos que percorre a incansable actividade da nosa nova doutora honoris causa.

Porque, en efecto, a profesora Gastaldo fai un exercicio de valentía, de coherencia e de compromiso ao enfrontar a investigación coa ollada posta no impacto social, como ela mesmo acaba de salientar no seu brillante discurso.

E faino, con moita frecuencia, a contracorrente, poñendo por diante o interese social, a inclusión e a solidariedade cando traballa en territorios – como o da inmigración ou o da discriminación de xénero– en que se evidencian con maior dureza os efectos do contorno social sobre a saúde.

Agradécese, por iso, o seu vivificante espírito crítico coas estruturas burocráticas, co economicismo descarnado que nos mostra a peor cara do capitalismo e coas políticas de todo tipo –tamén as científicas– cando non priorizan como deberían o ben común e a cohesión social.

Denise Gastaldo artella con sabedoría o ensino coa investigación cualitativa. A investigación cualitativa co ensino, nunha imbricación particularmente necesaria e fluída no ámbito das ciencias da saúde, fundamental tamén para a boa preparación das e dos estudantes que se forman nas aulas das escolas de enfermaría.  Como dicía o seu admirado mestre Paulo Freire, “ensinar é posibilitar que os alumnos, ao promover a súa curiosidade e volvela cada vez máis crítica, produzan o coñecemento en colaboración cos profesores”.

A Universidade da Coruña tivo a feliz oportunidade de contar coa colaboración e o apoio impagable da profesora Gastaldo desde os inicios mesmo da andaina da Facultade de Enfermaría e Podoloxía, hai pouco máis de dez anos. Tamén por iso, pola gratitude debida, estamos hoxe aquí.

Si, porque dificilmente se entendería a exemplar adaptación da antiga escola de enfermaría á nova estrutura de graos establecida nas reformas de Boloña sen contar con apoios desta categoría.

Daquela abordouse unha reconversión de grande envergadura e fondas implicacións, tanto académicas como científicas, con tanta ilusión como esforzo por parte de moita xente. Parte desa xente atópase aquí presente, neste acto simbólico en que, por primeira vez, incorporamos unha doutora honoris causa da área de Enfermaría.

A modernización dos estudos e do exercicio profesional da enfermaría era unha urxencia ben constatada pola profesora Gastaldo cando chegou a España, hai vinte anos, e se atopou co que se atopou. Enténdese ben o seu orgullo por ter participado nese “milagre español” que transformou o panorama existente entón.

Coido que podemos sentirnos satisfeitos do grao de area achegado pola Universidade da Coruña nese papel modernizador, impulsado desde unha facultade aberta, dinámica e desbordante de ilusión. Centos de profesionais formáronse nos últimos anos nas súas aulas cun elevado nivel académico nos graos de Enfermaría e de Podoloxía.

A enfermaría púxose ao día ao tempo que a sociedade esixía máis e mellores profesionais, capaces de enfrontaren os rápidos cambios sociais, en xeral, e os do sistema sanitario e da propia profesión, en particular. Profesionais capaces de traballaren en escenarios clínicos ou sociais novos, que esixen destrezas e habilidades tamén novas e actitude para a aprendizaxe ao longo de toda a vida.

Con xenerosidade, a doutora Gastaldo decantou o seu saber e a súa experiencia na xestación e nos primeiros pasos da Facultade de Enfermaría como centro non só académico, senón tamén científico. Achegou visión e estímulo para impulsar a formación investigadora e experiencia e amplitude de miras para situala nun contexto formativo e investigador interdisciplinario e internacionalizado.

Temos que lle recoñecer a Denise Gastaldo o seu apoio e a súa comprensión e conexión co espírito da Universidade da Coruña. Porque a aposta pola formación investigadora e pola internacionalización forman parte do código xenético da nosa institución.

Somos unha universidade moi nova e, como institución pública de educación superior, fondamente comprometida co exercicio das misións que a sociedade nos encomenda: formar bos profesionais, investigar e transmitirlle o coñecemento á propia sociedade para promover o seu progreso social, cultural e económico. 

Temos a nobre e fermosa obriga de xestionar o talento que acubillan os nosos estudantes e os nosos científicos. Poder contar coa colaboración, a experiencia e o saber de personalidades de primeira fila mundial como Denise Gastaldo é para nós un agradecido privilexio.

Remato xa, pero antes de lle dar paso a Guadi Galego para que lle poña o ramo a este acto solemne, quero dicirlle a Denis Gastaldo que non lle podo dar a benvida á Universidade da Coruña, porque xa formaba parte dela, pero si mostrarlle o noso agradecemento por aceptar incorporarse ao noso claustro de honra.

Ao cabo, sentímonos gratificados porque a súa “extraordinaria ubicuidade internacional” á que se refería a profesora Movilla na laudatio, trouxese esa a súa maletiña tan viaxeira tamén a Ferrol, á nosa e súa universidade.

Moitas grazas a todas a todos por nos acompañar hoxe nesta xornada xubilosa do campus ferrolán da Universidade da Coruña”.

 

 

[1] Utilizo en ese texto la expresión “enfermera cientista”, no científica, porque prefiero el término latinoamericano, más cercano del inglés “scientist” y del portugués “cientista”.

[2] Gallego Caminero, Gloria (2015). Enfermería al servicio de las ideas. Celebrando un centenario más allá de los mitos (p.11-27). Centenario Enfermería – Centenario del Título Oficial de Enfermería en España. Murcia: Facultad de Enfermería, Universidad de Murcia (17 de diciembre de 2015).

[3] Miró, M., Gallego, G., Gastaldo, D., & Nelson, S. (2012). Spanish nursing under Franco:  Reinvention, modernization and repression (1956–1976). Nursing Inquiry, 19 (3):  270–280.

[4] Utilizo aquí enfermera(s) como el término genérico para toda la profesión.

[5] Unidad de Investigación en Cuidados y Servicios de Salud, Instituto Carlos III, Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades https://www.isciii.es/QuienesSomos/CentrosPropios/INVESTEN/Paginas/default.aspx

[6] Gastaldo, D., De Pedro, J., & Bover, A. (2001). El reto de investigar en enfermería: una reflexión sobre las universidades españolas y el contexto internacional [The challenge of nursing research: a reflection about Spanish universities and the international research scenario]. Enfermería Clínica, 11 (5): 220–229.

[7] Bover, A., Gastaldo, D., Miró, M., & Zaforteza, C. (2013). Qualitative nursing research in Spain: An evolving strategy of resistance. In C. T. Beck (Ed.). Routledge International Handbook of Qualitative Nursing Research (pp. 500–512). New York: Routledge.

[8] Gastaldo, D., & Bosi, M. L. (2010) ¿Qué significa tener impacto? Los efectos de las políticas de productividad científica en el area de la salud. Enfermería Clínica, 20 (3): 145–146.

[9] Berg, M. & Seeber, B. (2013). The slow professor: Challenging the culture of speed in the academy. Transformative Dialogues: Teaching & Learning Journal, 6 (3): 1-7. https://www.kpu.ca/sites/default/files/Teaching%20and%20Learning/TD.6.3.5_Berg%26Seeber_Slow_Professor.pdf

 

[10] Delgado-Hito, P. & Gastaldo, D. (2006). Avaliação participativa da assistência de enfermagem em uma unidade de cuidadods intensivos na Espanha. Da reflexão à mudança nas práticas do cuidado. In F. J. Mercado & M. L. Bosi (Eds.), Avaliações qualitativas emergentes no sistema de saúde, pp. 281–312. Petrópolis: Vozes.

[11] Zaforteza, C., Gastaldo, D., Miró, M., Bover, A., Moreno, C., & Miró, R.  (2015). Transforming a conservative clinical setting: ICU nurses' strategies to improve care for the families of critically ill patients through participatory-action research. Nursing Inquiry, 22(4): 336-47.

[12] Figueiredo-Cowen & Gastaldo, D. (1999). Paulo Freire at the Institute. London: Institute of Education, University of London.

[13] Martin, Emily (1991). The Egg and the Sperm: How science has constructed a romance based on stereotypical male-female roles. Signs, 16(3): 485-501.

[14] Mercado-Martínez, F.J., Robles-Silva, L. & Jiménez-Domínguez, B. (2018). Participatory health research in Latin America: Scientific production on chronic diseases (chapter 10, pp. 139-163). In M.T. Wright & K. Kongats (Eds.). Participatory Health Research – Voices from around the world. Springer International Publishing.

[15] Krenak, A. (2019). Ideias para adiar o fim do mundo. Sao Paulo: Companhia das Letras.

[16] Alberdi, Rosamaría (2016). Discurso pronunciado en el Acto de Investidura de la profesora doctora Dña. Rosamaría Alberdi Castell como Doctora Honoris Causa por la Universidad de Murcia. Murcia: Universidad de Murcia (2 de diciembre de 2016).

[17] Figueiredo-Cowen & Gastaldo, D. (1999). Paulo Freire at the Institute. London: Institute of Education, University of London.

Published by: Gabinete de Comunicación da UDC