DESARROLLO Y EVOLUCION

El objetivo del Workshop era introducir por vez primera en un Congreso de la SEG una de las áreas de estudio más candentes de la Biologia actual: las relaciones entre Desarrollo y Evolución, o cómo a través de la conservación y de la modificación de la expresión espaciotemporal de los genes que controlan el desarrollo podemos inferir las invarianzas y los cambios morfológicos y funcionales acaecidos durante la evolución de los seres vivos.

El Workshop contó con la inestimable colaboración de ocho ponentes: seis en ponencias invitadas y dos en comunicaciones cortas seleccionadas, representando a algunos de los laboratorios españoles más activos en este campo.

Los Drs. Jaume Baguñà y Emili Saló (Universidad de Barcelona) discutieron los últimos resultados genéticos y moleculares sobre el origen y radiación de los metazoos bilaterales, aspecto imprescindible para plantearse cómo debía ser el primer organismo con simetría bilateral.

A continuación, el Dr. Jordi García-Fernàndez (Universidad de Barcelona) aportó nuevos datos sobre la expresión de genes del desarrollo en el cefalocordado anfioxo, de los que dedujo reflexiones muy útiles para un mejor conocimiento sobre el origen y radiación de uno de los genes clave en la evolución: los genes Hox.

La siguiente ponencia invitada, brillantemente ilustrada, estuvo a cargo de la Dra. Pilar Cubas (Centro Nacional de Biotecnologia, Madrid) y versó sobre la evolución de las flores asimétricas a partir de flores simétricas y el papel que algunos genes, entre ellos cycloidea, tienen en este proceso.

En la sesión de la tarde, asistimos a dos interesantísimas ponencias a cargo del Dr. Sergio González (Centro de Investigación y Desarrollo-CSIC, Barcelona) sobre el desarrollo y evolución de los apéndices en Artrópodos, y del Dr. José Luis Gómez Skármeta (Centro de Biologia Molecular-CSIC, Madrid) sobre el estudio comparado de la función de los genes del complejo iroquois en el sistema nervioso de vertebrados e invertebrados. Ambas ponencias reflejaron claramente la extrema conservación funcional de genes clave del desarrollo entre taxones a veces muy alejados. De ello se deduce que determinados circuitos genéticos aparecieron muy pronto en la evolución, siendo repetidamente usados a lo largo de esta para dar lugar a estructuras morfológicas, homólogas o no.

Es de destacar asimismo, las interesantes aportaciones de dos comunicaciones orales cortas: la del Dr. Mario Torrado y colaboradores (Universidad de A Coruña) sobre el interesante paralelismo entre las esterasas del tracto reproductor de moluscos (mejillones), Drosophila y mamíferos, y la comunicación del Dra. García-Casado y colaboradores (Universidad de Valencia) sobre la caracterización del gen muscleblind en Drosophila.

El Workshop, muy concurrido durante la sesión de la mañana, mermó algo en público por la tarde debido al interés de los workshops paralelos. A pesar de ello, las discusiones fueron vivas, aunque cortas debido a la estricta organización del evento y al celo de los moderadores. En resumen: una grata experiencia que cabe calificar de exitosa por su interés científico, por la calidad de los ponentes, y por la sana curiosidad de buena parte de los congresistas, algunos muy alejados del área de las relaciones entre Desarrollo y Evolución.

Jaume Baguñà Monjo
Universidad de Barcelona