Convento de San Francisco en Compostela.

Uno de los más grandes monasterios de Santiago de Compostela, el de los franciscanos, fue construido fuera de las murallas medievales de la ciudad en el periodo gótico. De aquella época solo restan en pié varios arcos del primitivo claustro.

La reforma del monasterio en la edad moderna, se completó con la construcción del monumental templo de San Francisco a mediados del siglo XVIII, con proyecto de 1741 y dirección de obra de Simón Rodríguez, uno de los más importantes artistas del barroco gallego. La airada denuncia de los benedictinos de San Martín Pinario por el voluminoso tamaño de la obra, obligó a rebajar el terreno del nuevo templo, proyectado con planta rectangular, una alta nave central abovedada en cañón y cúpula en el crucero.

Pero lo más significativo de la iglesia “barroca” de San Francisco, es precisamente su “anti-barroco”, una corriente de diseño de aplacados geométricos como  única ornamentación de la arquitectura, alejada de los motivos clásicos o naturalistas del momento. En el siglo XIX, Melchor de Prado le adosó a la fachada una estructura neoclásica.
 

  
  
 

Dpto. de Composición. 
Universidade da Coruña.